COMPLETAS


EXÁMEN DE CONCIENCIA


V. Nuestro auxilio es el Nombre del Señor.

R. Que hizo el cielo y la tierra.


V. Yo confieso.

R. Ante Dios todopoderoso, y ante vosotros hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros, hermanos, que intercedáis por mí ante Dios, nuestro Señor.


V. Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

R. Amén.


VERSÍCULO INTRODUCTORIO




HIMNO




2.- Te corda nostra sómnient

te per sopórem séntiant,

tuámque semper glóriam

vicína luce cóncinant.


3.- Vitam salúbrem tríbue,

nostrum calórem réfice,

tætram noctis calíginem

tua collústret cláritas.


4.- Præsta, Pater omnípotens,

per Iesum Christum Dóminum

qui tecum in perpétuum

regnat cum Sancto Spíritu. Amen.


TRADUCCIÓN

Oh Señor, Creador del Universo,

a punto de acabar el día,

te pedimos nos guíes y ampares,

con la clemencia que acostumbras.


Que te sueñen nuestras almas,

y te sientan en su descanso;

que celebren siempre tu gloria,

bajo aquella luz ya cercana.


Danos una vida saludable,

aviva nuestro amor,

vuelve diáfana, con tu luz,

la oscuridad de la noche.


Concédenoslo, Padre Todopoderoso

por medio de Jesucristo, tu Hijo,

que con el Espíritu Santo reina contigo

por los siglos de los siglos. Amén.




O bien:




2.- Y mientras el cuerpo reposa, / vigile el corazón amante,

y por la luz de tu Palabra, / nuestra oración sea constante.


3.- Por este día que nos diste, / a ti, Dios Padre, damos gracias,

a Jesucristo, Señor nuestro, / y al que consuela nuestras almas. Amén.


SALMODIA


Salmo 101


2 Señor, escucha mi oración,

que mi grito llegue hasta ti;

3 no me escondas tu rostro

el día de la desgracia.

Inclina tu oído hacia mí,

cuando te invoco, escúchame en seguida.

4 Que mis días se desvanecen como humo,

mis huesos queman como brasas;

5 mi corazón está agostado como hierba,

me olvido de comer mi pan;

6 con la violencia de mis quejidos,

se me pega la piel a los huesos.

7 Estoy como lechuza en la estepa

como búho entre ruinas;

8 estoy desvelado, gimiendo,

como pájaro sin pareja en el tejado.

9 Mis enemigos me insultan sin descanso,

furiosos contra mí, me maldicen.

10 En vez de pan, como ceniza,

mezclo mi bebida con llanto;

11 por tu cólera y tu indignación,

porque me alzaste en vilo y me tiraste;

12 mis días son una sombra que se alarga,

me voy secando como la hierba.

13 Tú, en cambio, permaneces para siempre,

y tu nombre de generación en generación.

14 Levántate y ten misericordia de Sión,

que ya es hora y tiempo de misericordia.

15 Tus siervos aman sus piedras,

se compadecen de sus ruinas.

16 Los gentiles temerán tu nombre,

los reyes del mundo, tu gloria.

17 Cuando el Señor reconstruya Sión,

y aparezca en su gloria,

18 y se vuelva a las súplicas de los indefensos,

y no desprecie sus peticiones,

19 quede esto escrito para la generación futura,

y el pueblo que será creado alabará al Señor:

20 Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario,

desde el cielo se ha fijado en la tierra,

21 para escuchar los gemidos de los cautivos,

y librar a los condenados a muerte,

22 para anunciar en Sión el nombre del Señor,

y su alabanza en Jerusalén;

23 cuando se reúnan unánimes los pueblos

y los reyes, para dar culto al Señor.

24 Él agotó mis fuerzas en el camino,

acortó mis días;

25 y yo dije: Dios mío, no me arrebates

en la mitad de mis días.

Tus años duran por todas las generaciones: /

26 al principio cimentaste la tierra,

y el cielo es obra de tus manos;

27 ellos perecerán, tú permaneces, /

se gastarán como la ropa,

serán como un vestido que se muda.

28 Tú, en cambio, eres siempre el mismo,

y tus años no se acabarán.

29 Los hijos de tus siervos vivirán seguros,

su linaje durará en tu presencia.


LECTURA BREVE 1 Ts 5,23

Que el mismo Dios de la paz os consagre totalmente, y que todo vuestro espíritu, alma y cuerpo, sea custodiado sin reproche hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo.


RESPONSORIO BREVE




O bien:





CÁNTICO EVANGÉLICO


ANT.:




O bien:




Cántico NT 3: Nunc dimittis

Lc 2,29-32

29 Ahora, Señor, según tu promesa,

puedes dejar a tu siervo irse en paz;

30 porque mis ojos han visto a tu Salvador,

31 a quien has presentado ante todos los pueblos:

32 luz para alumbrar a las naciones

y gloria de tu pueblo Israel.


Se repite la antífona


ORACIÓN

Señor, Dios nuestro, concédenos un descanso tranquilo que restaure nuestras fuerzas, desgastadas ahora por el trabajo del día; así, fortalecidos con tu ayuda, te serviremos siempre con todo nuestro cuerpo y nuestro espíritu. Por Jesucristo, nuestro Señor.


R. Amén.


VERSÍCULO FINAL


V. Bendigamos al Señor.

R. Demos gracias a Dios.


BENDICIÓN

El Señor omnipotente y misericordioso, Padre, + Hijo y Espíritu Santo, nos bendiga y nos guarde.


R. Amén.


ANTÍFONA MARIANA




O bien:



O bien:



O bien:




CONMEMORACIÓN DE LOS HERMANOS AUSENTES


V. El auxilio divino permanezca siempre con nosotros.

R. Y con nuestros hermanos ausentes. Amén.