Vida Fraterna

"Hónrense unos a otros y que nadie busque su propio interés sino el de los demás" 


El monje benedictino no vive solo, sino que se une a otros hermanos para buscar juntos a Dios, en una comunidad, bajo la guía de un Abad. 


La vida fraterna tiene un papel principal como escuela de caridad, donde las personas unidas por el mismo deseo intercambian ayuda y consuelo. 


El vivir juntos ayuda a tomar conciencia progresiva de las propias debilidades y limitaciones. El monje comienza a experimentar su miseria en la misericordia de Dios, y es llevado gradualmente por un camino de humildad y comprensión hacia sus hermanos.  A su vez, la paciencia de los hermanos hacia él lo hace tocar algo de la ternura de Dios.

0085.jpg