COMPLETAS


EXÁMEN DE CONCIENCIA


V. Nuestro auxilio es el Nombre del Señor.

R. Que hizo el cielo y la tierra.


V. Yo confieso.

R. Ante Dios todopoderoso, y ante vosotros hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros, hermanos, que intercedáis por mí ante Dios, nuestro Señor.


V. Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

R. Amén.


VERSÍCULO INTRODUCTORIO




HIMNO




2.- Te corda nostra sómnient

te per sopórem séntiant,

tuámque semper glóriam

vicína luce cóncinant.


3.- Vitam salúbrem tríbue,

nostrum calórem réfice,

tætram noctis calíginem

tua collústret cláritas.


4.- Præsta, Pater omnípotens,

per Iesum Christum Dóminum

qui tecum in perpétuum

regnat cum Sancto Spíritu. Amen.


TRADUCCIÓN

Oh Señor, Creador del Universo,

a punto de acabar el día,

te pedimos nos guíes y ampares,

con la clemencia que acostumbras.


Que te sueñen nuestras almas,

y te sientan en su descanso;

que celebren siempre tu gloria,

bajo aquella luz ya cercana.


Danos una vida saludable,

aviva nuestro amor,

vuelve diáfana, con tu luz,

la oscuridad de la noche.


Concédenoslo, Padre Todopoderoso

por medio de Jesucristo, tu Hijo,

que con el Espíritu Santo reina contigo

por los siglos de los siglos. Amén.




O bien:




2.- Y mientras el cuerpo reposa, / vigile el corazón amante,

y por la luz de tu Palabra, / nuestra oración sea constante.


3.- Por este día que nos diste, / a ti, Dios Padre, damos gracias,

a Jesucristo, Señor nuestro, / y al que consuela nuestras almas. Amén.


SALMODIA


Salmo 30


2 A ti, Señor, me acojo:

no quede yo nunca defraudado;

tú que eres justo, ponme a salvo,

3inclina tu oído hacia mí;

ven aprisa a librarme,

sé la roca de mi refugio,

un baluarte donde me salve,

4tú que eres mi roca y mi baluarte;

por tu nombre dirígeme y guíame: /

5 sácame de la red que me han tendido,

porque tú eres mi amparo.

6 A tus manos encomiendo mi espíritu:

tú, el Dios leal, me librarás;

7 tú aborreces a los que veneran ídolos inertes, /

pero yo confío en el Señor;

8tu misericordia sea mi gozo y mi alegría.

Te has fijado en mi aflicción,

velas por mi vida en peligro;

9 no me has entregado en manos del enemigo,

has puesto mis pies en un camino ancho.

10 Piedad, Señor, que estoy en peligro: /

se consumen de dolor mis ojos,

mi garganta y mis entrañas.

11 Mi vida se gasta en el dolor,

mis años, en los gemidos;

mi vigor decae con las penas,

mis huesos se consumen.

12 Soy la burla de todos mis enemigos,

la irrisión de mis vecinos,

el espanto de mis conocidos:

me ven por la calle y escapan de mí.

13 Me han olvidado como a un muerto,

me han desechado como a un cacharro inútil.

14 Oigo el cuchicheo de la gente,

y todo me da miedo;

se conjuran contra mí

y traman quitarme la vida.

15 Pero yo confío en ti, Señor,

te digo: “Tú eres mi Dios”.

16 En tu mano están mis azares:

líbrame de los enemigos que me persiguen;

17 haz brillar tu rostro sobre tu siervo,

sálvame por tu misericordia.

18 Señor que no me avergüence de haberte invocado, /

que se avergüencen los malvados

y bajen mudos al abismo;

19 queden mudos los labios mentirosos /

que profieren insolencias contra el justo

con soberbia y desprecio.

20 Qué bondad tan grande, Señor,

reservas para tus fieles,

y concedes a los que a ti se acogen

a la vista de todos;

21 en el asilo de tu presencia los escondes

de las conjuras humanas;

los ocultas en tu tabernáculo,

frente a las lenguas pendencieras.

22 Bendito el Señor que ha hecho por mí /

prodigios de misericordia

en la ciudad amurallada.

23 Yo decía en mi ansiedad:

“Me has arrojado de tu vista”;

pero tú escuchaste mi voz suplicante,

cuando yo te gritaba.

24 Amad al Señor, fieles suyos: /

el Señor guarda a sus leales

y paga con creces a los soberbios.

25 Sed fuertes y valientes de corazón,

los que esperáis en el Señor.


LECTURA BREVE Jr 14,9

Tú estás en medio de nosotros, Señor; tu nombre ha sido invocado sobre nosotros: no nos abandones, Señor, Dios nuestro..


RESPONSORIO BREVE




O bien:





CÁNTICO EVANGÉLICO


ANT.:



O bien:




Cántico NT 3: Nunc dimittis

Lc 2,29-32

29 Ahora, Señor, según tu promesa,

puedes dejar a tu siervo irse en paz;

30 porque mis ojos han visto a tu Salvador,

31 a quien has presentado ante todos los pueblos:

32 luz para alumbrar a las naciones

y gloria de tu pueblo Israel.


Se repite la antífona


ORACIÓN

Señor, Dios todopoderoso: ya que con nuestro descanso vamos a imitar a tu Hijo que reposó en el sepulcro, te pedimos que, al levantarnos mañana, lo imitemos también resucitando a una vida nueva. Por Jesucristo, nuestro Señor.


R. Amén.


VERSÍCULO FINAL


V. Bendigamos al Señor.

R. Demos gracias a Dios.


BENDICIÓN

El Señor omnipotente y misericordioso, Padre, + Hijo y Espíritu Santo, nos bendiga y nos guarde.


R. Amén.


ANTÍFONA MARIANA




O bien:



O bien:



O bien:





CONMEMORACIÓN DE LOS HERMANOS AUSENTES


V. El auxilio divino permanezca siempre con nosotros.

R. Y con nuestros hermanos ausentes. Amén.