NONA

JUEVES

VERSÍCULO INTRODUCTORIO



HIMNO




2.- Largíre clarum véspere,

quo vita numquam décidat,

sed prǽmium mortis sacræ

perénnis instet glória.


3.- Præsta, Pater piíssime,

Patríque compar Únice,

cum Spíritu Paráclito

regnans per omne sǽculum. Amen.


TRADUCCION

Oh Dios, Fuerza vital del universo,

que permaneciendo inmóvil en ti mismo,

estableces la sucesión de los tiempos,

y los intervalos de la luz diurna.


Concédenos un anochecer luminoso,

en el que nuestra vida ya nunca muera,

antes bien, sea el premio

de una muerte santa.


O bien:




2.- Jornaleros llamados a su viña, / generosos donemos nuestras fuerzas;

el Señor no abandona a su Pueblo, / es la Roca y la Nube en el desierto.


3.- Alabanza, honor, poder y gloria, / a Dios Padre y al Espíritu Santo,

que nos han convocado en esta hora, / en que Cristo ha muerto por nosotros.

Amén.



SALMODIA


ANT. 1: Cuánta guerra * me han hecho desde mi juventud. Sal 128,1a


Salmo 128


[1 Cuánta guerra me han hecho desde mi juventud]

–que lo diga Israel–, /

2 cuánta guerra me han hecho desde mi juventud,

pero no pudieron conmigo.

3 En mis espaldas metieron el arado

y alargaron los surcos.

4 Pero el Señor, que es justo,

rompió las coyundas de los malvados.

5 Retrocedan avergonzados,

los que odian a Sión;

6 sean como la hierba del tejado,

que se seca y nadie la siega:

7 que no llena la mano del segador

ni la brazada del que agavilla;

8 ni le dicen los que pasan:

“Que el Señor te bendiga”.

Os bendecimos

en el nombre del Señor.


ANT.: Cuánta guerra me han hecho desde mi juventud.


ANT. 2: Mi alma * espera en el Señor, Sal 129,5a.6b

más que el centinela la aurora.


Salmo 129


1 Desde lo hondo a ti grito, Señor:

2Señor, escucha mi voz;

estén tus oídos atentos

a la voz de mi súplica.

3 Si llevas cuenta de los delitos, Señor,

¿quién podrá resistir?

4 Pero de ti procede el perdón,

y así infundes respeto.

5 Mi alma espera en el Señor,

espera en su palabra;

6 mi alma aguarda al Señor,

más que el centinela la aurora.

Aguarde Israel al Señor,

7como el centinela la aurora;

porque del Señor viene la misericordia,

la redención copiosa:

8 y él redimirá a Israel

de todos sus delitos.


ANT.: Mi alma espera en el Señor,

más que el centinela la aurora.


ANT. 3: Quien se haga pequeño * como un niño, Mt 18,4

ese será grande en el reino de los cielos.


Salmo 130


1 Señor, mi corazón no es ambicioso,

ni mis ojos altaneros;

no pretendo grandezas

que superan mi capacidad;

2 sino que acallo y modero mis deseos,

como un niño en brazos de su madre.

3 Espere Israel en el Señor

ahora y por siempre.


ANT.: Quien se haga pequeño como un niño,

ese será grande en el reino de los cielos.



LECTURA BREVE I Am 9,6

El Señor construye en el cielo su escalinata y cimenta su bóveda sobre la tierra; convoca las aguas del mar y las derrama sobre la superficie de la tierra; se llama El Señor.


Sal 18,2

V. El cielo proclama la gloria de Dios.

R. El firmamento pregona la obra de sus manos.



LECTURA BREVE II Ga 5,22-23

El fruto del Espíritu es: amor, alegría, paz, comprensión, servicialidad, bondad, lealtad, amabilidad, dominio de sí. Si vivimos por el Espíritu, marchemos tras el Espíritu.


Sal 142,8b.10b

V. Indícame, Señor, el camino que he de seguir.

R. Tu espíritu, que es bueno, me guíe por tierra llana.



LECTURA BREVE III Est 10,9

Nuestra nación, los que gritaban a Dios y se salvaron, es Israel. El Señor salvó a su pueblo, el Señor nos sacó de todos estos males. Dios ha hecho signos y prodigios portentosos, como no ha hecho entre los gentiles.


Sal 117,21

V. Te doy gracias, Señor, porque me escuchaste.

R. Y fuiste mi salvación.



LECTURA BREVE IV Hb 12,1b-2

Quitémonos lo que nos estorba y el pecado que nos ata, y corramos en la carrera que nos toca, sin retirarnos, fijos los ojos en el que inició y completa nuestra fe: Jesús, que, renunciando al gozo inmediato, soportó la cruz, despreciando la ignominia, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios.


Sal 129,5

V. Mi alma espera en el Señor.

R. Espera en su palabra.



ORACIÓN

Contempla, Señor, a tu familia en oración y haz que, imitando los ejemplos de paciencia de tu Hijo, no decaiga nunca ante la adversidad. Por Jesucristo, nuestro Señor.


R. Amén.


VERSÍCULO FINAL