21 DE SEPTIEMBRE

SAN MATEO, APÓSTOL

FIESTA


VÍSPERAS


HIMNO





2.- A vosotros, justos jueces del mundo,

verdaderas antorchas de la tierra,

suplicamos con todo nuestro afecto,

que escuchéis nuestras voces y plegarias-


3.- Ya que vuestra palabra poderosa,

abre y cierra las puertas de los cielos,

ordenad que de todos los pecados,

nos veamos por fin salvos y libres.


4.- Pues a vuestro mandato están sujetas,

la salud y la enfermedad de todos,

conceded la salud al alma enferma,

devolviéndole fuerza, luz y gozo.


5.- Y que así, cuando vuelva Jesucristo,

como Juez soberano, al fin del tiempo,

nos conceda, con su bondad y gracia,

compartir vuestro gozo sempiterno.


6.- A Dios Padre cantemos nuestros himnos,

a Jesús, que nos dio la vida eterna,

y al Espíritu Santo, que ilumina,

y da fuerza a los guías de la Iglesia. Amén.




SALMODIA


ANT. 1:



Salmo 109


1 Oráculo del Señor a mi Señor:

“Siéntate a mi derecha,

y haré de tus enemigos

estrado de tus pies”.

2 Desde Sión extenderá el Señor /

el poder de tu cetro:

somete en la batalla a tus enemigos.

3 “Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,

entre esplendores sagrados;

yo mismo te engendré, como rocío,

antes de la aurora”.

4 El Señor lo ha jurado y no se arrepiente: /

“Tú eres sacerdote eterno,

según el rito de Melquisedec”.

5 El Señor a tu derecha, el día de su ira,

quebrantará a los reyes;

6 dará sentencia contra los pueblos,

amontonará cadáveres,

quebrantará cráneos

sobre la ancha tierra.

7 En su camino beberá del torrente,

por eso levantará la cabeza.


Se repite la antífona



ANT. 2:




Salmo 110


1 ¡Aleluya!

Doy gracias al Señor de todo corazón,

en compañía de los rectos, en la asamblea.

2 Grandes son las obras del Señor,

dignas de estudio para los que las aman.

3 Esplendor y belleza son su obra,

su generosidad dura por siempre;

4 ha hecho maravillas memorables,

el Señor es piadoso y clemente:

5 él da alimento a sus fieles,

recordando siempre su alianza.

6 Mostró a su pueblo la fuerza de su obrar,

dándoles la heredad de los gentiles.

7 Justicia y verdad son las obras de sus manos,

todos sus preceptos merecen confianza:

8 son estables para siempre jamás,

se han de cumplir con verdad y rectitud.

9 Envió la redención a su pueblo, /

ratificó para siempre su alianza:

su nombre es sagrado y temible.

10 Primicia de la sabiduría es el temor del Señor, /

tienen buen juicio los que lo practican;

la alabanza del Señor dura por siempre.


Se repite la antífona




ANT. 3:




Salmo 111


1 ¡Aleluya!

Dichoso quien teme al Señor

y ama de corazón sus mandatos.

2 Su linaje será poderoso en la tierra,

la descendencia del justo será bendita.

3 En su casa habrá riquezas y abundancia,

su caridad es constante, sin falta.

4 En las tinieblas brilla como una luz

el que es justo, clemente y compasivo.

5 Dichoso el que se apiada y presta,

y administra rectamente sus asuntos.

6 El justo jamás vacilará,

su recuerdo será perpetuo.

7 No temerá las malas noticias,

su corazón está firme en el Señor.

8 Su corazón está seguro, sin temor,

hasta ver derrotados a sus enemigos.

9 Reparte limosna a los pobres, /

su caridad es constante, sin falta

y alzará la frente con dignidad.

10 El malvado, al verlo, se irritará, /

rechinará los dientes hasta consumirse.

La ambición del malvado fracasará.


Se repite la antífona



ANT. 4:



Salmo 112


1 ¡Aleluya!

Alabad, siervos del Señor,

alabad el nombre del Señor.

2 Bendito sea el nombre del Señor,

ahora y por siempre:

3 de la salida del sol hasta su ocaso,

alabado sea el nombre del Señor.

4 El Señor se eleva sobre todos los pueblos,

su gloria sobre el cielo.

5 ¿Quién como el Señor Dios nuestro

que se eleva en su trono,

6 y se abaja para mirar

al cielo y a la tierra?

7 Levanta del polvo al desvalido,

alza de la basura al pobre,

8 para sentarlo con los príncipes,

los príncipes de su pueblo;

9 a la estéril le da un puesto en la casa

como madre feliz de hijos. ¡Aleluya!


Se repite la antífona



ANT. 5:



Cántico NT 10

Ef 1,3-10

3 Bendito sea Dios,

Padre de nuestro Señor Jesucristo,

que nos ha bendecido en la persona de Cristo

con toda clase de bienes espirituales y celestiales.

4 Él nos eligió en la persona de Cristo

antes de crear el mundo,

para que fuésemos santos

e irreprochables ante él por el amor.

5 Él nos ha destinado en la persona de Cristo,

por pura iniciativa suya, a ser sus hijos,

para que la gloria de su gracia,

que tan generosamente nos ha concedido

6 en su querido Hijo,

redunde en alabanza suya.

7 Por este Hijo, por su sangre, /

hemos recibido la redención,

el perdón de los pecados.

8 El tesoro de su gracia, sabiduría y prudencia

ha sido un derroche para con nosotros,

9 dándonos a conocer

el misterio de su voluntad.

Éste es el plan que había proyectado realizar por Cristo

cuando llegase el momento culminante:

10 recapitular en Cristo todas las cosas

del cielo y de la tierra.


Se repite la antífona



RESPONSORIO BREVE




ANT. MAGNIFICAT



Cántico NT 1: Magníficat Lc 1,46-55


46 Proclama mi alma

la grandeza del Señor,

47 se alegra mi espíritu en Dios mi salvador;

48porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,

49porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:

su nombre es santo, /

50 y su misericordia llega a sus fieles

de generación en generación.

51 Él hace proezas con su brazo:

dispersa a los soberbios de corazón,

52 derriba del trono a los poderosos

y enaltece a los humildes,

53 a los hambrientos los colma de bienes

y a los ricos los despide vacíos.

54 Auxilia a Israel, su siervo,

acordándose de la misericordia

55 –como lo había prometido a nuestros padres–

en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.


Se repite la antífona



VERSÍCULO FINAL



O bien:









29 DE SEPTIEMBRE

SANTOS ARCANGELES MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL

FIESTA



VISPERAS

HIMNO

SALMODIA ANT. 1:





Salmo 92


1 El Señor reina, vestido de majestad, /

el Señor, vestido y ceñido de poder:

así está firme el orbe y no vacila.

2 Tu trono está firme desde siempre,

y tú eres eterno.

3 Levantan los ríos, Señor, /

levantan los ríos su voz,

levantan los ríos su fragor;

4 pero más que la voz de aguas caudalosas, /

más potente que el oleaje del mar,

más potente en el cielo es el Señor.

5 Tus mandatos son fieles y seguros, /

la santidad es el adorno de tu casa,

Señor, por días sin término.


Se repite la antífona


ANT.2:




Salmo 99


1 Aclamad al Señor, tierra entera, /

2 servid al Señor con alegría,

entrad en su presencia con vítores.

3 Sabed que el Señor es Dios: /

que él nos hizo y somos suyos,

su pueblo y ovejas de su rebaño.

4 Entrad por sus puertas con acción de gracias, /

por sus atrios con himnos,

dándole gracias y bendiciendo su nombre:

5 “El Señor es bueno, /

su misericordia es eterna,

su fidelidad por todas las edades”.


Se repite la antífona


ANT.3:




Salmo 62


2 Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo,

mi alma está sedienta de ti;

mi carne tiene ansia de ti,

como tierra reseca, agotada, sin agua.

3 ¡Cómo te contemplaba en el santuario

viendo tu fuerza y tu gloria!

4 Tu gracia vale más que la vida,

te alabarán mis labios.

5 Toda mi vida te bendeciré

y alzaré las manos invocándote.

6 Me saciaré como de enjundia y de manteca,

y mis labios te alabarán jubilosos.

7 En el lecho me acuerdo de ti

y velando medito en ti,

8 porque fuiste mi auxilio,

y a la sombra de tus alas canto con júbilo;

9 mi alma está unida a ti

y tu diestra me sostiene.

10 Pero los que buscan mi perdición

bajarán a lo profundo de la tierra;

11 serán entregados a la espada,

y echados como pasto a las raposas.

12 Y el rey se alegrará con Dios, /

se felicitarán los que juran por su nombre,

cuando tapen la boca a los traidores.


Se repite la antífona


ANT.4:






Cántico AT 47

Dn 3,52-57

52 Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,

a ti gloria y alabanza por los siglos.

Bendito tu nombre, santo y glorioso,

a él gloria y alabanza por los siglos.

53 Bendito eres en el templo de tu santa gloria,

a ti gloria y alabanza por los siglos.

54 Bendito eres sobre el trono de tu reino,

a ti gloria y alabanza por los siglos.

55 Bendito eres tú, /

que, sentado sobre querubines, sondeas los abismos,

a ti gloria y alabanza por los siglos.

56 Bendito eres en la bóveda del cielo,

a ti honor y alabanza por los siglos.

57 Criaturas todas del Señor, bendecid al Señor,

ensalzadlo con himnos por los siglos.


Se repite la antífona


ANT.5:




Salmo 150

1 ¡Aleluya!

Alabad al Señor en su templo,

alabadlo en su fuerte firmamento.

2 Alabadlo por sus obras magníficas,

alabadlo por su inmensa grandeza.

3 Alabadlo tocando trompetas,

alabadlo con arpas y cítaras,

4 alabadlo con tambores y danzas,

alabadlo con trompas y flautas,

5 alabadlo con platillos sonoros,

alabadlo con platillos vibrantes.

Todo ser que alienta

alabe al Señor. ¡Aleluya!


Se repite la antífona



RESPONSORIO BREVE






ANT. MAGNIFICAT






Cántico NT 2: Benedictus

Lc 1,68-79


68 Bendito sea el Señor, Dios de Israel,

porque ha visitado y redimido a su pueblo,

69 suscitándonos una fuerza de salvación

en la casa de David, su siervo,

70 según lo había predicho desde antiguo

por boca de sus santos profetas.

71 Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos

y de la mano de todos los que nos odian;

72 realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres,

recordando su santa alianza

73 y el juramento que juró

a nuestro padre Abrahán.

74 Para concedernos que, libres de temor,

arrancados de la mano de los enemigos,

75 le sirvamos con santidad y justicia,

en su presencia, todos nuestros días.

76 Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, /

porque irás delante del Señor,

a preparar sus caminos,

77 anunciando a su pueblo la salvación,

el perdón de sus pecados.

78 Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,

nos visitará el sol que nace de lo alto,

79 para iluminar a los que viven en tinieblas

y en sombra de muerte;

para guiar nuestros pasos

por el camino de la paz.


VERSÍCULO FINAL




O bien: