TIEMPO PASCUAL


SÁBADO


SEXTA


VERSÍCULO INTRODUCTORIO





HIMNO



2.- Hoc namque tempus illud est,

quo sæculórum iúdicem

iniústa morti trádidit

mortálium senténtia.


3.- Et nos amóre débito,

timóre iusto súbditi,

advérsus omnes ímpetus

quos særvus hostis íncutit,


4.- Unum rogémus et Patrem

Deum regémque Fílium

simúlque Sanctum Spíritum,

in Trinitáte Dóminum. Amen.



TRADUCCIÓN

1.- Venid, siervos y aclamad al nombre santo de Dios con un canto de súplica y alabanza, que salga de los labios y el corazón. 2.- Porque ésta es la hora en la que, por medio de una sentencia humana, el que es juez de los siglos, se entregó a una injusta condena. 3.- Así, nosotros, sintiendo el debido temor, pero movidos también por el amor, que Él se merece, y, a fin de conseguir que nos defienda contra los ataques de nuestro enemigo, 4.- Imploremos el auxilio del Señor, Uno y Trino, del Padre y del Hijo, que es nuestro Rey, y del Espíritu Santo. Amén.



O bien:




2.- El velo del Templo de Dios, / rasgado, a todos reveló,

que ahora el cielo se abrió, / la oscuridad se disipó.


3.- La alabanza y el honor / a Cristo que resucitó;

y victorioso de la cruz, / reina por siglos sin final. Amén.


SALMODIA


ANT.: Aleluya, aleluya, * aleluya, aleluya.


Salmo 34


1 Pelea, Señor, contra los que me atacan,

guerrea contra los que me hacen guerra;

2 empuña el escudo y la adarga,

levántate y ven en mi auxilio;

3 blande la lanza

y cierra el paso a los que me persiguen;

di a mi alma:

“Yo soy tu victoria”.

4 Sufran una derrota vergonzosa

los que me persiguen a muerte,

vuelvan la espalda con ignominia

los que traman mi daño;

5 sean paja frente al viento,

cuando el ángel del Señor los desbarate;

6 sea su camino oscuro y resbaladizo,

cuando el ángel del Señor los persiga.

7 Porque sin motivo me escondían redes,

me abrían zanjas mortales:

8 que los sorprenda el desastre imprevisto, /

que los enrede la red que escondieron,

y caigan en la zanja que abrieron.

9 Y yo me alegraré con el Señor,

gozando de su victoria;

10 todo mi ser proclamará:

“Señor, ¿quién como tú

que defiendes al débil del poderoso,

al pobre y humilde, del explotador?”.

11 Se presentaban testigos violentos:

me acusaban de cosas que ni sabía,

12 me pagaban mal por bien,

dejándome desamparado.

13 Yo, en cambio, cuando estaban enfermos,

me vestía de saco,

me mortificaba con ayunos

y desde dentro repetía mi oración.

14 Como por un amigo o por un hermano,

andaba triste;

cabizbajo y sombrío,

como quien llora a su madre.

15 Pero cuando yo tropecé, se alegraron, /

se juntaron contra mí

y me golpearon por sorpresa;

me laceraban sin cesar, /

16 cruelmente se burlaban de mí,

rechinando los dientes de odio.

17 Señor, ¿cuándo vas a mirarlo?, /

defiende mi vida de los que rugen,

mi único bien, de los leones,

18 y te daré gracias en la gran asamblea,

te alabaré entre la multitud del pueblo.

19 Que no canten victoria mis enemigos traidores, /

que no hagan guiños a mi costa

los que me odian sin razón;

20 no viven en paz /

ni con la gente pacífica,

traman engaños;

21 se ríen de mí a carcajadas

diciendo: “Con nuestros ojos lo hemos visto”.

22 Señor, tú lo has visto, no te calles,

Señor, no te quedes a distancia;

23 despierta, levántate, Dios mío,

Señor mío, defiende mi causa.

24 Júzgame tú según tu justicia,

Señor Dios mío, que no triunfen de mí;

25 que no piensen: “¡Qué bien! ¡Lo que queríamos!”;

que no digan: “Nos lo hemos tragado”.

26 Sufran una derrota afrentosa

los que se alegran de mi desgracia,

queden cubiertos de vergüenza y oprobio

los que se envalentonaban contra mí.

27 Que canten y se alegren

los que desean mi victoria,

que repitan siempre: “Grande es el Señor”

los que desean la paz a tu siervo.

28 Mi lengua anunciará tu justicia,

todos los días te alabará.



ANT.: Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.


LECTURA BREVE 1 Co 15,20-22

Cristo resucitó de entre los muertos: el primero de todos. Si por un hombre vino la muerte, por un hombre ha venido la resurrección. Si por Adán murieron todos, por Cristo todos volverán a la vida.


Jn 20,20

V/. Los discípulos se alegraron, aleluya.

R/. Al ver al Señor, aleluya.


VERSÍCULO FINAL




CONMEMORACIÓN DE LOS DIFUNTOS


V/. Que por la misericordia de Dios las almas de los fieles difuntos descansen en paz.


R/. Amén.