TERCIA

JUEVES

VERSÍCULO INTRODUCTORIO




HIMNO



2.- Os, lingua, mens, sensus, vigor,

confessiónem pérsonent,

flamméscat igne cáritas,

accéndat ardor próximos.


3.- Per te sciámus da Patrem,

noscámus atque Fílium,

te utriúsque Spíritum

credámus omni témpore. Amen.


TRADUCCIÓN

Oh Dios, Espíritu Santo,

que eres uno con el Padre y el Hijo,

dígnate ahora adentrarte presto en nosotros,

infundido de nuevo en nuestras almas.


Que lengua, labios, alma y sentidos,

resuenen con fuerza en tu alabanza,

y avivándose el amor,

se encienda la caridad fraterna.


Haz que por ti sepamos del Padre,

y conozcamos también al Hijo;

haz que creamos siempre en ti, que eres,

procediendo de ambos, su Espíritu. Amén.


O bien:




2.- Oh Dios, sublimidad y don perfecto, / Espíritu de amor, historia plena;

cual guía de los pasos de los hijos, / Promesa de Jesús, abre la senda.


3.- Excelsa Trinidad, a ti la gloria, / que moras en los cielos y la tierra;

vivir es adorarte y alabarte, / por siglos y por siglos infinitos. Amén.


SALMODIA


ANT. 1: Lámpara * es tu palabra, Señor, Cf. Sal 118,105a

para mis pasos, aleluya.


Salmo 118


Nun

[105 Lámpara es tu palabra para mis pasos,]

luz en mi sendero; /

106 lo juro y lo cumpliré:

guardaré tus justos mandamientos.

107 ¡Estoy tan afligido, Señor!

dame vida según tu promesa;

108 acepta, Señor, los votos que pronuncio,

enséñame tus mandatos;

109 mi vida está en peligro,

pero no olvido tu voluntad;

110 los malvados me tendieron un lazo,

pero no me desvié de tus decretos;

111 tus preceptos son mi herencia perpetua,

la alegría de mi corazón;

112 inclino mi corazón a cumplir tus leyes,

siempre y cabalmente.


ANT.: Lámpara es tu palabra, Señor,

para mis pasos, aleluya.


ANT. 2: Sosténme * con tu promesa, Señor, Sal 118,116a

y viviré.


Samek

113 Detesto a los inconstantes,

y amo tu voluntad;

114 tú eres mi refugio y mi escudo,

yo espero en tu palabra;

115 apartaos de mí, los perversos,

y cumpliré tus mandatos, Dios mío;

116 sosténme con tu promesa, y viviré,

que no quede frustrada mi esperanza;

117 dame apoyo y estaré a salvo,

me fijaré en tus leyes sin cesar;

118 desprecias a los que se desvían de tus decretos,

sus proyectos son engaño;

119 tienes por escoria a los malvados,

por eso amo tus preceptos;

120 mi carne se estremece con tu temor,

y respeto tus mandamientos.


ANT.: Sosténme con tu promesa, Señor,

y viviré.


ANT. 3: Da fianza, * Señor, Sal 118,122a

en favor de tu siervo.


Ain

121 Practico la justicia y el derecho,

no me entregues a mis opresores;

122 da fianza en favor de tu siervo,

que no me opriman los insolentes;

123 mis ojos se consumen aguardando

tu salvación y tu promesa de justicia;

124 trata con misericordia a tu siervo,

enséñame tus leyes;

125 yo soy tu siervo: dame inteligencia,

y conoceré tus preceptos;

126 es hora de que actúes, Señor:

han quebrantado tu voluntad;

127 yo amo tus mandatos,

más que el oro purísimo;

128 por eso aprecio tus decretos,

y detesto el camino de la mentira.


ANT.: Da fianza, Señor,

en favor de tu siervo.


O bien si se canta bajo una única antífona:


ANT.: Lámpara es tu palabra, Señor,

para mis pasos, aleluya.


LECTURA BREVE I Am 4,13

El Señor formó las montañas, creó el viento, descubre al hombre su pensamiento, hace la aurora y el crepúsculo y camina sobre el dorso de la tierra; se llama el Señor, Dios de los ejércitos.


Dn 3,57

V. Criaturas todas del Señor, bendecid al Señor.

R. Ensalzadlo con himnos por los siglos.



LECTURA BREVE II Ga 5,13-14

Hermanos, vuestra vocación es la libertad: no una libertad para que se aproveche la carne; al contrario, sed esclavos unos de otros por amor. Porque toda la ley se concentra en esta frase: “Amarás al prójimo como a ti mismo.”


Sal 118,32

V. Correré, Señor, por el camino de tus mandatos.

R. Cuando me ensanches el corazón.



LECTURA BREVE III Sb 19,22

En todo, Señor, enalteciste y glorificaste a tu pueblo, y nunca y en ningún lugar dejaste de mirar por él y socorrerlo.


Sal 76,15

V. Tú, oh Dios, haciendo maravillas.

R. Mostraste tu poder a los pueblos.



LECTURA BREVE IV 1 Jn 3,23-24

Éste es el mandamiento de Dios: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y que nos amemos unos a otros, tal como nos lo mandó. Quien guarda sus mandamientos permanece en Dios y Dios en él; en esto conocemos que permanece en nosotros: por el Espíritu que nos dio.


Sal 7,10

V. Tú, Señor, apoyas al inocente.

R. Tú, el Dios justo, sondeas el corazón y las entrañas.



ORACIÓN

Señor, tú que a la hora de tercia enviaste el Espíritu Santo sobre los apóstoles reunidos en oración, concédenos también a nosotros tener parte en los dones de este Espíritu. Por Jesucristo, nuestro Señor.


R. Amén.


VERSÍCULO FINAL