TIEMPO PASCUAL


LUNES


TERCIA

VERSÍCULO INTRODUCTORIO




HIMNO



2.- Qui corde Christum súscipit,

innóxium sensum gerit

votísque præstat sédulis

Sanctum meréri Spíritum.


3.- Hæc hora, quæ finem dedit

diri vetérno críminis;

hinc iam beáta témpora

cœpére Christi grátia.


4.- Iesu, tibi sit glória,

qui morte victa prǽnites,

cum Patre et almo Spíritu

in sempitérna sǽcula. Amen.


TRADUCCIÓN

1.- Al llegar la hora de tercia, en la que Cristo fue alzado en la cruz, que el alma deseche los pensamientos vanos y se avive el afecto en la oración. 2.- Pues quien lleva a Cristo en su corazón, guarda limpios sus sentidos y, con sus deseos, se esmera en hacerse merecedor del Espíritu Santo. 3.- Ésta es la hora que, habiendo puesto fin a la escoria de aquel funesto pecado, inaugura ya el tiempo feliz de la gracia de Cristo. 4.- Para ti, Señor, la gloria, que vencida la muerte, reluces deslumbrante, con el Padre y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.



O bien:


2.- Cargando al hombre pecador, / por el camino de la cruz;

en sus hombros de buen Pastor, / el paraíso nos abrió.


3.- La alabanza y el honor / a Cristo que resucitó;

y victorioso de la Cruz, / reina por siglos sin final. Amén.




SALMODIA


ANT.: Aleluya, aleluya, * aleluya, aleluya.


Salmo 118


He

33 Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes,

y lo seguiré puntualmente;

34 enséñame a cumplir tu voluntad,

y a guardarla de todo corazón;

35 guíame por la senda de tus mandatos,

porque ella es mi gozo;

36 inclina mi corazón a tus preceptos,

y no al interés;

37 aparta mis ojos de las vanidades,

dame vida con tu palabra;

38 cumple a tu siervo la promesa

que hiciste a tus fieles;

39 aparta de mí la afrenta que temo,

porque tus mandamientos son amables;

40 mira cómo ansío tus decretos:

dame vida con tu justicia.


Vau

41 Señor, que me alcance tu favor,

tu salvación según tu promesa;

42 así responderé a los que me injurian,

que confío en tu palabra;

43 no quites de mi boca las palabras sinceras,

porque yo espero en tus mandamientos;

44 cumpliré sin cesar tu voluntad,

por siempre jamás;

45 andaré por un camino ancho,

buscando tus decretos;

46 comentaré tus preceptos ante los reyes,

y no me avergonzaré;

47 serán mi delicia tus mandatos,

que tanto amo;

48 levantaré mis manos hacia ti

recitando tus mandatos.


Zain

49 Recuerda la palabra que diste a tu siervo,

de la que hiciste mi esperanza;

50 éste es mi consuelo en la aflicción:

que tu promesa me da vida;

51 los insolentes me insultan sin parar,

pero yo no me aparto de tus mandatos;

52 recordando tus antiguos mandamientos,

Señor, quedé consolado;

53 sentí indignación ante los malvados,

que abandonan tu voluntad;

54 tus leyes eran mi canción,

en tierra extranjera;

55 de noche pronuncio tu nombre,

Señor, y velando, tus preceptos;

56 esto es lo que a mí me toca:

guardar tus decretos.


ANT.: Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.



LECTURA BREVE Cf. Ap 1,17c-18

Vi al Hijo del hombre y me dijo: “Yo soy el primero y el último, yo soy el que vive. Estaba muerto y, ya ves, vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del abismo”.



Lc 24,34

V/. En verdad resucitó el Señor, aleluya.

R/. Y se apareció a Simón, aleluya.


VERSÍCULO FINAL