TERCIA

SÁBADO

VERSÍCULO INTRODUCTORIO




HIMNO



2.- Os, lingua, mens, sensus, vigor,

confessiónem pérsonent,

flamméscat igne cáritas,

accéndat ardor próximos.


3.- Per te sciámus da Patrem,

noscámus atque Fílium,

te utriúsque Spíritum

credámus omni témpore. Amen.


TRADUCCIÓN

Oh Dios, Espíritu Santo,

que eres uno con el Padre y el Hijo,

dígnate ahora adentrarte presto en nosotros,

infundido de nuevo en nuestras almas.


Que lengua, labios, alma y sentidos,

resuenen con fuerza en tu alabanza,

y avivándose el amor,

se encienda la caridad fraterna.


Haz que por ti sepamos del Padre,

y conozcamos también al Hijo;

haz que creamos siempre en ti, que eres,

procediendo de ambos, su Espíritu. Amén.


O bien:




2.- De gloria en gloria, a rostro descubierto, / la Iglesia a la que miraste contempla,

infunde caridad en nuestras almas, / aviva la esperanza en nuestra espera.


3.- ¡Oh Cristo, pura luz de la mañana, / oh toda plenitud, de gracia bella!

A Cristo, Hijo de Dios, y a Dios Padre, / y al Espíritu la gloria eterna. Amén.


SALMODIA


ANT. 1: Si me amáis * guardaréis mis mandamientos, Jn 14,15

dice el Señor.


Salmo 118


Res

153 Mira mi abatimiento y líbrame,

porque no olvido tu voluntad;

154 defiende mi causa, y rescátame,

con tu promesa dame vida;

155 la justicia está lejos de los malvados

que no buscan tus leyes;

156 grande es tu ternura, Señor,

con tus mandamientos dame vida;

157 muchos son los enemigos que me persiguen,

pero yo no me aparto de tus preceptos;

158 viendo a los renegados sentía asco,

porque no guardan tus mandatos;

159 mira cómo amo tus decretos;

Señor, por tu misericordia, dame vida;

160 el compendio de tu palabra es la verdad,

y tus justos juicios son eternos.


ANT.: Si me amáis guardaréis mis mandamientos,

dice el Señor.


ANT.2: Mucha paz * tienen, Señor, Sal 118,165a

los que aman tus leyes.


Sin

161 Los nobles me perseguían sin motivo,

pero mi corazón respetaba tus palabras;

162 yo me alegraba con tu promesa,

como el que encuentra un rico botín;

163 detesto y aborrezco la mentira,

y amo tu voluntad;

164 siete veces al día te alabo,

por tus justos mandamientos;

165 mucha paz tienen los que aman tus leyes,

y nada los hace tropezar;

166 aguardo tu salvación, Señor,

y cumplo tus mandatos;

167 mi alma guarda tus preceptos,

y los ama intensamente;

168 guardo tus decretos,

y tú tienes presentes mis caminos.


ANT.: Mucha paz tienen, Señor,

los que aman tus leyes.


ANT. 3: Que tu mano * me auxilie, Sal 118,173

ya que prefiero tus decretos.


Tau

169 Que llegue mi clamor a tu presencia,

Señor, con tus palabras dame inteligencia;

170 que mi súplica entre en tu presencia,

líbrame según tu promesa;

171 de mis labios brota la alabanza,

porque me enseñaste tus leyes;

172 mi lengua canta tu fidelidad,

porque todos tus preceptos son justos;

173 que tu mano me auxilie,

ya que prefiero tus decretos;

174 ansío tu salvación, Señor;

tu voluntad es mi delicia;

175 que mi alma viva para alabarte,

que tus mandamientos me auxilien;

176 me extravié como oveja perdida:

busca a tu siervo, que no olvida tus mandatos.


ANT.: Que tu mano me auxilie,

ya que prefiero tus decretos.


O bien si se canta bajo una única antífona:


ANT.: Si me amáis guardaréis mis mandamientos,

dice el Señor.


LECTURA BREVE I 1 R 8,60-61

Sabrán todas las naciones del mundo que el Señor es el Dios verdadero, y no hay otro; y vuestro corazón será totalmente del Señor, nuestro Dios, siguiendo sus preceptos y guardando sus mandamientos.


Sal 24,4.5

V. Señor, enséñame tus caminos.

R. Instrúyeme en tus sendas.



LECTURA BREVE II Dt 8,5b-6

El Señor, tu Dios, te ha educado, como un padre educa a su hijo, para que guardes los preceptos del Señor, tu Dios, sigas sus caminos y lo temas.


Sal 18,10

V. La voluntad del Señor es pura y eternamente estable.

R. Los mandamientos del Señor son verdaderos y enteramente justos.



LECTURA BREVE III 1 S 15,22

¿Quiere el Señor sacrificios y holocaustos, o quiere que obedezcan al Señor? Obedecer vale más que un sacrificio; ser dócil, más que la grasa de carneros.


Sal 49,23

V. El que me ofrece acción de gracias, ése me honra.

R. Al que sigue buen camino le haré ver la salvación de Dios.



LECTURA BREVE IV Dn 6,27b-28

Nuestro Dios es el Dios vivo que permanece siempre. Su reino no será destruido, su imperio dura hasta el fin. Él salva y libra, hace signos y prodigios en el cielo y en la tierra.


Sal 45,11

V. Rendíos, reconoced que yo soy Dios.

R. Más alto que los pueblos, más alto que la tierra.



ORACIÓN

Señor Dios, Padre todopoderoso, infúndenos la luz del Espíritu Santo, para que, libres de toda adversidad, podamos alegrarnos siempre en tu alabanza. Por Jesucristo, nuestro Señor.


R. Amén.


VERSÍCULO FINAL